Reseña histórica del GRULAC

 Pasado, Presente y futuro del GRULAC - UIP

El camino de los Parlamentos Latinoamericanos en el trabajo y en las actividades de la UIP comenzó en realidad hace muchos años y no se debe desconocer la labor que realizaron entonces un puñado de hombres representantes de similar número de Parlamentos, sólo por el avance increíble que ha logrado el GRULAC en los últimos años.

Es justo entonces comenzar recordando al primer Presidente del Consejo de la Unión Interparlamentaria, el Honorable Sr. Ranieri Mazzilli de Brasil, (1962 - 1967). La Membresía de nuestra región en esos tiempos era limitada, como mucho menor era también el número de Parlamentos miembros de la UIP y quienes ahí estuvieron no fueron por ello menos activos y desarrollaron una valiosa labor en el seno de la UIP; labor que no solo tuvo por objetivo el llevar a esa tribuna internacional las inquietudes y esperanzas de nuestra región, sino también de promover la incorporación de aquellos Parlamentos que aún no eran miembros de la UIP. 

Al inicio de la década de los 70 el número de nuestros Parlamentos que eran miembros de la UIP, era de sólo 6, número que lamentablemente sufrió una pérdida algunos años mas tarde en un período triste de nuestra historia en el que nuestra región, y en particular el Cono Sur de América Latina vivió los años mas oscuros. Chile, debía acoger en setiembre de 1973 la 61ª Conferencia de la Unión Interparlamentaria; Conferencia que no tuvo lugar por las razones que ya se conocen.

Siete años más tarde fue la Asamblea Nacional de Venezuela quién acogió la 66ª Conferencia, en Caracas, ocasión en que fue elegido Presidente del Consejo Interparlamentario por el período 1979-1983 el ex Presidente Sr. Rafael Caldera. Muchos países no pudieron estar presentes, pero nuestros parlamentarios en el exilio pudieron seguir los trabajos de ese importante evento y ser escuchados por el Comité de Derechos Humanos de los Parlamentarios de reciente creación. 

Y el GRULAC en esa época tan difícil, como funcionaba? Recordemos que vivíamos entonces en la época de la guerra fría, por ello era entonces habitual que en el marco de las Conferencias se reunieran las diferentes organizaciones políticas, la Internacional Socialista, la Internacional Demócrata Cristiana, la Internacional Conservadora, los Liberales, y con excepción de los 12 países que formaban la Europa política de entonces, las reuniones a nivel geopolítico que conocemos hoy, no eran moneda corriente. Sin embargo los países del GRULAC miembros de la UIP se reunían regularmente para concertar posiciones frente a los temas de la Asamblea y para defender cargos, en particular en el seno del Comité Ejecutivo de la UIP que en aquella época no estaban garantizados o asignados de manera proporcional por región. 

La organización de nuestro trabajo no era fácil, al inicio de los años 80 el Parlamento Latinoamericano por intermedio de su Secretaría General trataba de convocar las reuniones de los parlamentarios de nuestra región en ocasión de las Conferencias de la UIP y se debe reconocer que a pesar de todo, y en particular de la asistencia irregular, se lograron grandes éxitos, quizás el mayor de ellos en esa década fue la elección en 1987 en Bangkok, Tailandia, de la primera mujer miembro del Comité Ejecutivo, ella fue la Diputada Molina Rubio de Guatemala, país que se había reincorporado a la UIP sólo unos años antes, al recuperar la democracia y sus instituciones representativas. Cabe también recordar que en aquellos años, y al no poder obtener la aprobación de la interpretación al español en las Conferencias de la UIP, lo que hacía evidentemente muy difícil y limitaba mucho la participación de nuestros parlamentarios, se logró un acuerdo con el Parlamento de España de compartir los gastos de este servicio que ellos garantizarían. Lamentablemente nuestra organización distaba mucho de ser lo que requerían las circunstancias, y ciertos incumplimientos regulares y una cierta desorganización no permitieron que este acuerdo durara mucho tiempo.  

Para entonces, el Grupo de los Doce Más, llamado así porque fue constituido en el seno mismo de la UIP por los Parlamentos de los 12 países de la entonces Europa de los 12, más los Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, dominaba en el número de sus miembros que eran elegidos a los diferentes cargos de los órganos directivos, comisiones y comités especiales, y era habitual que sus propuestas de puntos suplementarios a la Agenda y de puntos de emergencia ganaran las votaciones.  Justo es reconocer que nuestro grupo actuó en esa época con bastante ligereza, y que perdimos muchas elecciones porque al momento de la votación una o más delegaciones del GRULAC, presentes en la Conferencia, no estaban presentes en la Sala.  

Al comenzar la década de los 90, afortunadamente muchos de nuestros países habían logrado recuperar la democracia y nuestros Parlamentos volvieron a ocupar el lugar que nunca debieron perder en el seno de la Unión Interparlamentaria, Organización que no lo olvidemos, desde los comienzos de los años 70 se había dotado de un Comité encargado de defender la labor de los parlamentarios y de defenderlos en sus derechos humanos, originalmente ocupado sólo de los casos de Argentina, Chile y Uruguay, y hoy, como lo mencionara, tener, en el mundialmente respetado Comité de Derechos Humanos de los Parlamentarios, la certeza de la defensa de los derechos de todos los legisladores del orbe. 

Fue en el curso de la 86ª Conferencia de la Unión Interparlamentaria celebrada en Chile en 1991, tan pronto se recuperó la democracia en ese país, que los países del GRULAC dieron una muestra de lo que podían lograr por la vía de la negociación con los demás miembros de la organización, si se tomaba una posición firme y unida  y obviando sus diferencias, para lograr un objetivo común.  Así fue, que en el marco de una reñida elección de Presidente del Consejo de la Unión Interparlamentaria entre un honorable representante de lo que hoy llamamos la región, o el grupo geopolítico, Asia-Pacífico, y un honorable representante del grupo de  los Doce Más, los países del GRULAC pidieron que antes de votar, se votara la petición del GRULAC de incorporar la interpretación al idioma español en todas las Conferencias y Reuniones convocadas por la UIP. Fue así que lo que no se había podido lograr por años, fue aprobado a la casi unanimidad y desde entonces nuestros parlamentarios han podido expresarse en su propia lengua y seguir sin dificultad los importantes temas debatidos en nuestras Asambleas. 

Esta experiencia nos mostró, que como lo habían hecho los países europeos, como lo estaban haciendo con éxito los países árabes, de la región Asia-pacífico y de África, debíamos dotarnos de nuestra propia estructura, de nuestra propia Secretaría, elegir a un Presidente o Presidenta, y a un Vicepresidente o una Vicepresidenta, por un periodo a definir, para garantizar la efectividad y éxito de nuestra participación en el seno de la Unión Interparlamentaria. Y cuanto bien nos hizo ese primer éxito! Con la misma voluntad, espíritu de consenso y determinación, en esos años, en que el Sr. Sergio Páez (Chile) tuvo el honor de ser miembro del Comité Ejecutivo de la UIP, logramos recuperar un segundo puesto para nuestra región en el seno del Comité Ejecutivo, cargos importantes en las Presidencias y Vicepresidencias de Comisiones, en la Presidencia del Comité de Derechos Humanos de los Parlamentarios etc.   

Todos tuvimos la voluntad de fortalecer nuestra posición, casi todos respetamos y asistimos a las convocaciones de nuestro Grupo, pocos fueron los ausentes en el momento de votaciones importantes, y de ese cambio todos debemos estar satisfechos. Pero no sería justo dejar de mencionar la inmensa labor que en este sentido realizara entonces el Diputado de Uruguay Señor Jaime Trobo, y el Senador Fernando Solana de México y el invalorable apoyo que la Secretaría del GRULAC, desde entonces en la persona de Oscar Piquinela, nos entregó para establecer las bases de nuestro grupo geopolítico.

Esos logros fueron tanto más importantes que como veremos, años después de haber sufrido dos derrotas en nuestra aspiración a lograr una vez mas la Presidencia del Consejo de la UIP, y en el momento en que estudiábamos y concretábamos en el Comité Ejecutivo y en los grupos de trabajo la reforma a los estatutos de la UIP que reconocía e incorporaba en los mismos a los Grupos Geopolíticos, el Sr. Sergio Paéz tuvo el honor de ser elegido, en Octubre de 2002, en Ginebra, como el primer Presidente de la Unión Interparlamentaria. Honor tanto más grande para él como para nuestro Grupo, cuanto que el otro candidato era el Honorable Presidente de el Parlamento de Namibia, el querido amigo Mose Tjitendero, quién hoy en paz descansa. No hay que olvidar que los países Africanos son en la UIP 40 y que nosotros sólo éramos entonces 18; una vez más demostrábamos de lo que éramos capaces si actuábamos de manera consensuada, sin divisiones y con voluntad, seriedad y determinación. 

 

 

 Los años del Senador Sergio Páez (Chile)
en la Presidencia de la UIP
(2002 - 2005)

Muchos logros tuvo el GRULAC, y gracias a él, el Senador Páez asumió el más alto cargo de la Unión Interparlamentaria, Organización más que centenaria, que cada vez alcanzaba mayor reconocimiento a nivel mundial, pero que necesitaba de una voluntad política cada vez mayor y una estrategia realista para que su labor sea ampliamente conocida.

Al asumir la Presidencia de la UIP, el Senador Páez no olvidó su labor, si bien al servicio de todos los Parlamentos del mundo, debía buscar nuevos caminos para apoyar, asistir y convencer a aquellos países de América Latina y el Caribe, aún no miembros de la UIP, de venir a ocupar el lugar que les corresponde en la organización mundial de Parlamentos Nacionales. Una de las primeras medidas fue el financiar a la Secretaría del GRULAC para que lo apoyara con la traducción de los documentos de la UIP al español, lo que rápidamente se transformó en un trabajo destinado a traducir todos los documentos de la UIP en ocasión de las Asambleas, documentos que fueron distribuidos a todos los miembros del GRULAC con la debida antelación.  Hay que  agregar que, consecuente a conversaciones con el Secretario General de la UIP y con el sucesor del Sr. Páez, el Presidente Pier Ferdinando Casini (Italia), los órganos directivos de la UIP acordaron entregar un apoyo económico destinado a garantizar la permanencia de este servicio fundamental para nosotros, y apoyar así al trabajo del GRULAC en la UIP.

Una de las primeras acciones fue la de concretizar las medidas que, por iniciativa de varios de los que fueron miembros del Comité Ejecutivo en los años anteriores, habían permitido que dos de nuestros miembros (Honduras – Rep. Dominicana), pudieran ver su deuda parcialmente condonada reduciéndola de manera importante para pasar del monto de las contribuciones impagas por 7 años, a sólo el monto correspondiente a los primeros 3 años. Ello nos permitió escribirles a esos Parlamentos invitándoles una vez más a unirse a la familia de la UIP. Sólo uno de ellos dio una respuesta favorable después de múltiples conversaciones, cuando ya concluía el mandato del Sr. Páez.

Vistas las dificultades encontradas, no se escatimaron esfuerzos y se logró la adopción de una nueva enmienda a los Estatutos, que indica que un antiguo miembro de la UIP que solicite su reafiliación “puede obtener, en circunstancias atenuantes particulares, la anulación de todo o parte de su deuda”. Esperamos que estas medidas, que de hecho buscaban y buscan resolver la situación de parlamentos de nuestra región, permita en los años a venir aumentar aún mas el número de nuestros países, que al término del mandato del Sr. Páez era de 19, el más alto en la historia de la UIP, y que es antes que nada una prueba de la salud democrática de nuestra región. Recordemos que en los años 70 éramos solo seis (6). 

Largo sería aquí mencionar las acciones emprendidas por la Unión Interparlamentaria durante ese período, por ello nos permitimos referirnos sólo a ciertos hechos de importancia capital, así como a la convocatoria de ciertas Conferencias, Reuniones y Seminarios y otros hechos de importancia para el GRULAC.

Durante el año 2002, se fueron concretando los elementos necesarios a la reforma de la Unión Interparlamentaria, las conversaciones en los diferentes grupos geopolíticos fueron muy importantes, como lo es en la actualidad el proceso de revisión y actualización de esta reforma. El GRULAC defendió sus derechos y llegamos a la última “Conferencia” en abril de 2003 en Santiago de Chile, bajo la Presidencia del Sr. Páez, donde se adoptaron las enmiendas a los Estatutos y Reglamentos, y nuestras reuniones anuales, llamadas ahora Asambleas, fueron dotadas de una estructura mas ágil destinada a darle al mismo tiempo mayor visibilidad al trabajo de la UIP.

Si en 1991 la UIP contaba con 115 Parlamentos Miembros, al comenzar el mandato de Sergio Páez, nuestra Unión Interparlamentaria decidía de su futuro y eran 142 Parlamentos los que entregaban su aporte; evidentemente una actualización de sus mecanismos y métodos de trabajo era altamente necesaria.

Al adoptarse los nuevos Estatutos y Reglamentos, el GRULAC se aseguró dos cargos en el Comité Ejecutivo, cargos ahora reconocidos en los Estatutos. Al mismo tiempo, en las negociaciones de las Presidencias y Vicepresidencias de las Mesas de las tres Comisiones Permanentes, logramos que el Senador Eduardo Menem de Argentina fuera elegido Presidente de la Primer Comisión Permanente encargada de cuestiones tan fundamentales como delicadas: “Paz y Seguridad Internacional”. 

Lograr que la UIP sea más pertinente, más actual y más visible a los ojos del mundo, y aportar una dimensión parlamentaria realmente activa a la cooperación internacional, con una mirada sobre el trabajo de Naciones Unidas y una colaboración mas estrecha con ella, fue otra de las preocupaciones principales del Sr. Páez. Esto requería en primer lugar una nueva estrategia de comunicación, por ello en colaboración con el Secretario General se contrataron los servicios de la empresa Saatchi & Saatchi, quien a petición del Sr. Páez elaboró un informe  que entregaba un análisis estratégico  con propuestas sobre la mejor manera de dar a conocer el trabajo de la UIP a nivel mundial. Este informe fue aprobado por el Comité Ejecutivo y la aplicación de las medidas en él sugeridas se van poniendo en aplicación conforme el presupuesto lo permite. 

Por otra parte en noviembre de 2002, el Sr. Páez viajó a Nueva York para participar en la fase final de las negociaciones con los Estados Miembros destinados a garantizar la aprobación del proyecto de resolución sobre la cooperación entre las Naciones Unidas y la UIP. Ellas permitieron a la UIP obtener el estatuto de Observador ante la Asamblea General, y un derecho suplementario no habitual, el de distribuir sus documentos oficiales. Durante la Presidencia de Sergio Páez, se pudo así dirigir en varias ocasiones a la Asamblea General de Naciones Unidas y dar a conocer la importancia de nuestro trabajo y el contenido de las Resoluciones sobre temas candentes de la actualidad internacional adoptados en nuestras Asambleas.   

Se inició asimismo un proceso de cooperación con la Organización Internacional del Comercio (OMC) al celebrar en febrero de 2003 la Conferencia Parlamentaria sobre la OMC, que constituye un avance notable en los esfuerzos desplegados por la UIP para formalizar las relaciones de la comunidad parlamentaria con la OMC. Esta Conferencia, hoy un evento anual, es organizado conjuntamente por la UIP y el Parlamento Europeo. 

¿Cómo reaccionar más rápidamente a los acontecimientos internacionales, y desarrollar los debates interactivos? Esta, que es una de las preocupaciones primeras de todo organismo internacional, también lo era para nosotros en la UIP, por ello, entre otras medidas se desarrolló en el marco de nuestras Asambleas una serie de Paneles interactivos sobre temas de interés mundial y de particular pertinencia para la labor de los parlamentarios. Esta práctica se ha actualmente generalizado y a modo de ejemplo, digamos, que en la Asamblea de Nusa Dua, Bali, Indonesia, uno de estos debates versó sobre El Recalentamiento climático, con expertos invitados a exponer el tema, a responder preguntas y así, interactuar con los parlamentarios que luego en sus países se verán confrontados a adoptar leyes en relación a este problema que afecta a todos nuestros países. 

Cabe recordar que los grupos geopolíticos adquirieron en 2003 un reconocimiento en los Estatutos, lo que implica ahora y en el futuro que nuestro grupo, como los otros, es en consecuencia reconocido como tal en todos los órganos operativos, Comité Ejecutivo, Mesas de las Comisiones Permanentes, Comité de Coordinación de Mujeres Parlamentarias, etc., son cargos que corresponden de manera equilibrada y proporcional a estos seis Grupos Geopolíticos. De aquí la importancia entonces para nosotros el GRULAC- UIP de actuar unidos y en consenso.

Otra de las preocupaciones del mandato de Sergio Páez, a saber, fue apoyar y desarrollar la acción de la UIP para fortalecer la democracia y las instituciones parlamentarias en el mundo. En el  primer año se pusieron en marcha unos doce proyectos de asistencia en África y Asia en particular, pero también en América Latina. Esos proyectos acordaban y acuerdan una parte importante a la formación para fortalecer las capacidades de las administraciones parlamentarias respectivas y a los servicios consultivos para mejorar el procedimiento en parlamentos jóvenes. Asimismo, este programa se aplicó a apoyar a los parlamentos de países que salían de un conflicto, combinando así las dos misiones que le son propias a la UIP, trabajar por la paz y por la democracia. Se pusieron en marcha programas en países o regiones tan diversas como Afganistán, la provincia de Kosovo, Guinea Ecuatorial, Irak o  Timor Leste. Pero también un proyecto en colaboración con el Parlamento de Uruguay. 

Los preparativos de la Segunda Conferencia Mundial de Presidentes de Parlamentos, fue también una preocupación importante y en octubre de 2003 se constituyó el Comité Preparatorio cuya composición fue aprobada por el Consejo Directivo. En ella, el GRULAC estuvo representado por el Senador Páez, en su calidad de Presidente del a UIP, de la Sra. Quevedo Acalino, entonces Presidenta del Senado de Bolivia, el Sr. Jackson Ramírez, Presidente entonces del Senado de México y de la Sra. Ríos- Montt, en su calidad de miembro del Comité Ejecutivo y de Segunda Vicepresidenta del Congreso de Guatemala.  Como notarán una buena representatividad en un Comité de 20 Miembros. 

La Conferencia fue un éxito notable, reunió a mas de 150 Presidentes de Parlamentos, el número más alto jamás alcanzado en una instancia internacional y adoptó una Declaración por consenso titulada ”Cubrir el déficit democrático en las relaciones internacionales: un rol mayor para los Parlamentos”.  

En la búsqueda permanente, en casos de conflictos, de una solución concertada y producto del diálogo, la extremadamente delicada situación en Medio Oriente y en Irak llevó a convocar, a invitación del Parlamento de Jordania, a una Reunión en Amman en marzo de 2004 de “Presidentes de Parlamentos de los países vecinos de Irak, sobre el proceso constitucional en ese país”, esa exitosa reunión que abre las puertas a los Parlamentos referidos para apoyar soluciones de manera concertada, es sólo uno de los aspectos de la acción que desde ese abril de 2003, cuando se adoptó en la Conferencia de Chile la Resolución sobre la Situación en Irak, ha llevado a cabo la UIP. El Programa de cooperación y asistencia a su actual parlamento busca los mecanismos para poder ponerse en aplicación, pero como sin duda se comprenderá, la difícil situación de la seguridad en Irak, no ha hecho posible avanzar a la velocidad que se esperaba. 

Otro eventos importantes fueron organizados en ese período, cabe mencionar uno que es de importancia capital en nuestra región; a saber el Seminario sobre el control democrático del sector de la seguridad” que la UIP organizó conjuntamente con los Parlamentos de Argentina y Uruguay y con (DECAF) el “Centro por el control democrático de las Fuerzas Armadas”, con sede en Ginebra, Suiza. En este Seminario participaron un importante número de parlamentarios de toda América Latina, del Caribe y de Europa. 

Igualmente importante es recordar la Reunión parlamentaria organizada conjuntamente con el Congreso de Brasil en ocasión de la celebración de la XIa. UNCTAD (CNUCED: Conferencia de Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo), realizada en Sao Paulo. 

Como se puede constatar, las actividades del GRULAC y sus miembros fue importante y variada. 

Por último, no se debe dejar sin mencionar la importancia de la labor desarrollada por la Reunión de Mujeres Parlamentarias en el seno de la Unión Interparlamentaria. Como es sabido, un sin número de medidas han sido adoptadas para asegurar una igualdad de género y una representación de mujeres parlamentarias en los eventos organizados por la Unión Interparlamentaria. La labor de esta Reunión de mujeres parlamentarias es coordinada y dirigida por su Comité de Coordinación, en la que están representados todos los Grupos Geopolíticos. Ese Comité tuvo desde 2006 a 2008, en su Presidencia a la Senadora Mónica Xavier de Uruguay, entonces Vicepresidenta del GRULAC, quien fue la primera parlamentaria latinoamericana en ocupar dicha responsabilidad.

Como se puede apreciar, la evolución del GRULAC ha sido importante e “in crescendo”, por ello hoy es más importante que nunca continuar esa labor para lograr que aquellos parlamentos que aún no son miembros de la Unión Interparlamentaria se incorporen a la labor parlamentaria internacional, al diálogo interparlamentario, a la diplomacia parlamentaria, fundamental en nuestros días; y soliciten su afiliación o reafiliación a la Unión Interparlamentaria. 

El futuro está en vuestras manos, el camino justo pasa por el diálogo, la concertación, la escucha del otro y el respeto a las diferencias que sobre un tema u otro se puede tener. Todos los Grupos Geopolíticos tienen  diferencias, pero los que tienen influencia son aquellos que hacen prevalecer la democracia y la concertación al momento de adoptar las posiciones que deben defender en el seno de la Unión Interparlamentaria.

 

Aporte: Dr. MARCELO BUSTOS LETELIER (Chile),
ex - Director de la Asamblea y Responsable de las Relaciones
entre los Parlamentos Miembros y la UIP, de la Unión Interparlamentaria

 

 

 

 


 

Diseño y desarrollo web por

EDUARDO BIANCHI