Medidas  más ambiciosas son necesarias para incrementar la representación de las mujeres en el parlamento

Ginebra, 7 de marzo de 2017

Según la Unión Interparlamentaria (UIP), medidas más ambiciosas y una mayor voluntad política son necesarias para incrementar la representación de las mujeres en el parlamento y continuar los avances significativos registrados en todo el mundo en el transcurso de la última década.

El informe de la UIP titulado Las mujeres en el parlamento en 2016 – perspectiva anual, publicado en ocasión del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, llama a realizar esfuerzos renovados para garantizar la participación de las mujeres en todos los niveles del proceso de toma de decisión. Como en ediciones anteriores, el informe subraya que la emancipación política de la mujer no sería considerada como adquirida.

A nivel mundial el promedio de mujeres en los parlamentos nacionales ha pasado de 22,6% en 2015 a 23,3% a fines de 2016. Hace diez años las mujeres ocupaban el 16,8% de los escaños parlamentarios en todo el mundo, siendo un aumento de 6,5 puntos en el transcurso de la última década. Sin embargo, la progresión se ha estabilizado en estos últimos años, subrayando la necesidad de continuar los esfuerzos para alcanzar la paridad en política.

En diciembre de 2016 las mujeres ocupaban al menos 30% de los escaños en 68 Cámaras (25% de las Cámaras) y menos del 10% en 44 Cámaras (16%). Aún hoy cinco Cámaras no cuentan con ninguna mujer en su seno.

“Debemos aprovechar la ocasión que se nos ofrece de consolidar los avances registrados en estos últimos años, puesto que el progreso duramente adquirido puede con frecuencia ser efímero y es fácil de retroceder, en particular en una época donde es cada vez más difícil participar en política. Los parlamentos juegan un papel esencial para permitir a las mujeres acceder a las responsabilidades más altas en la escena internacional, pero también  para reforzar las políticas y las leyes que permitan alcanzar el objetivo de asegurar la igualdad de género y la participación plena y equitativa de las mujeres en todos los niveles para 2030”, ha señalado el Secretario General de la UIP Martin Chungong.

El ligero aumento del número de mujeres parlamentarias contrasta con la tasa de progresión, más elevada, del número de mujeres Presidentas de Parlamento, la que ha alcanzado una cifra histórica con 53 mujeres a la cabeza de una Cámara parlamentaria (en 273 a nivel mundial). Las mujeres ocupan ahora 19,1% del conjunto de las Presidencias de las Cámaras parlamentarias en el mundo, siendo un aumento de cerca de tres punto en relación a 2015.

En 2016 nueve nuevas mujeres fueron electas o designadas Presidentas de Parlamento. El pasado año las nuevas Presidentas de Parlamento de la República Árabe Siria y de Vietnam entraron en la historia, convirtiéndose en las primeras mujeres en ser electas para esta función en sus respectivos países.

Panorama por región

En 2016 tuvieron lugar elecciones legislativas en 53 países. Los avances más fuertes, pero también los retrocesos más marcados, fueron registrados en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), donde el tamaño relativamente reducido de los parlamentos ha tenido un mayor impacto en la proporción de los escaños ocupados por las mujeres.

El año pasado el avance más fuerte de las mujeres en el parlamento fue registrado en el Pacífico, región tradicionalmente poco conocida por el lugar de las mujeres en política. A nivel regional el promedio de mujeres en el parlamento ha pasado de 15,8% en 2015 a 17,4% en 2016. Esta progresión tuvo lugar después de la adopción en 2012 de la Declaración sobre la Igualdad de Género por los líderes del Foro de las Islas del Pacífico, que se centró en particular en la cuestión de la participación de las mujeres en la toma de decisión.

En Europa la representación de las mujeres en el parlamento ha pasado de 24,4% en 2015 a 26,3% en 2016, con avances notables registrados en Chipre, Montenegro e Islandia. En Irlanda la instauración en 2012 de una cuota mínima de candidatos por sexo llevó al alza de 7,1% del número de mujeres en la Cámara Baja. Importantes retrocesos fueron también constatados, en particular en Croacia, Bielorrusia y Lituania. En España, donde la ley electoral impone un “equilibrio entre los sexos”, las mujeres difícilmente pasan el objetivo de 40%.

En los Estados Árabes la proporción de mujeres en el parlamento ha aumentado en 2016 para alcanzar 18,1% en consonancia con los progresos constatados en el transcurso de la última década hacia una mayor participación de las mujeres en la vida política. Esta evolución es en gran parte debida a las presiones ejercidas por los ciudadanos y la comunidad internacional de mayor trasparencia y mayor responsabilidad democrática en la región. Los mayores avances fueron registrados en los países – en particular Marruecos y Jordania – donde los líderes políticos han tenido en cuenta estos llamados.

Como de costumbre, la situación no ha cambiado demasiado el pasado año en Asia, donde las elecciones no han producido ninguna evolución notable. La representación de las mujeres en el parlamento ha aumentado 0,5%, pasando de 18,8% en 2015 a 19,3% en 2016.  Aunque moderados, estos avances fueron registrados en todos los países que han organizado elecciones (Irán, Japón, Laos, Mongolia, Filipinas, República de Corea y Vietnam), con excepción de India. Esto prueba  que incluso las evoluciones progresivas pueden constituir avances significativos y notables.

Una vez más las Américas registran el promedio regional más fuerte de mujeres parlamentarias (28,1%), con un alza de 0,9 puntos en relación a 2015. Las reformas legislativas con miras a establecer la paridad en las posiciones de decisión han contribuido largamente a este aumento. Por ejemplo, Nicaragua ha hecho obligatoria la paridad para las listas presentadas por los partidos en las elecciones y República Dominicana instauró cuotas de candidatos por sexo.

La implementación de cuotas electorales hombres-mujeres también jugó un papel clave en el aumento relativamente moderado de parte de las mujeres parlamentarias en África Subsahariana (23,6% en 2016, contra 23,2% en 2015). Esto muestra que las cuotas permiten a los países asegurar una representación relativamente estable de las mujeres en el parlamento. Importantes retrocesos fueron registrados en los países que no aplican cuotas.

El futuro

El año 2016 ha probado nuevamente que en su configuración actual las cuotas permiten incrementar verdaderamente la participación de las mujeres en la vida política y asegurarles un cierto nivel de representación en el parlamento. Sin embargo, etas cuotas no pasan hoy la “masa crítica” de 30 a 35% de los escaños reservados a las mujeres en el parlamento y continúan siendo difíciles de adoptar (el año pasado, sólo Liberia ha adoptado una ley sobre cuotas) por diversos razones.

El informe de la UIP subraya también la misoginia y el machismo a los que se enfrentan las mujeres en los ámbitos público y privado cuando éstas reivindican un lugar en la vida política. Este fenómeno da la medida de combate que las mujeres continúan librando cada día para ser consideradas como actores legítimos de la vida política. Es conveniente redoblar los esfuerzos para remediar los factores que impiden a las mujeres participar en política.

“Ha llegado el momento de tomar medidas más ambiciosas para incrementar la participación de las mujeres y hacer escuchar mejor su voz en el ámbito político. Importantes avances han sido alcanzados en estos últimos años, pero aún resta mucho por hacer para encarnar la igualdad de género e implementarla”, ha agregado el Sr. Chungong.

 

Para consultar el texto íntegro del informe,
cliquear
 http://www.ipu.org/pdf/publications/WIP2016-f.pdf
 

Por más amplia información, por favor contactar: Oficina de Prensa +41 22 919 4189, correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseño y desarrollo web por

EDUARDO BIANCHI